Cultivo de metáforas

Cultivo de metáforas
Enséñame ave a pasar, lento, muy leve

jueves, 21 de octubre de 2010

Terrible incertidumbre

Debería encontrarme la bala perdida,
envenenarme,
huir de mi familia,
renunciar a la idea de amar,
no escribir,
irme.
Quizás empiece a dejarme vivir
sin pasiones
sin anhelos
sin sueños,
lejos de la gratitud y la cortesía
(máscaras del odio).
Renuncio.
Ser es un dolor punzante.
Los cinco sentidos no miden el vacío.
No hay respuesta.
Quiero cerrar los ojos
no pensar
no sentir
no recordar,
ser un tronco a la orilla del camino.
Quiero no escuchar el ruido de existir:
el lenguaje
y vivir definiéndolo todo,
llorándolo todo
pagando la deuda de haber nacido.
Quiero existir
sin peso
sin palabra
sin pasado,
quieto, como una paja en el nido de una tórtola.
Quiero dejarme vivir,
ser el roto en la cortina,
la cortina entera,
todas las cortinas.
Ser todo y nada.
Un suspiro,
un apretón de mano.
Ser amorfo, no concepto
para no soportar mi rostro,
mi cuerpo, mi vida.
Y no ser este agujero negro,
esta sombra sin cuerpo,
esta mancha de aire.

No hay comentarios: